martes, 14 de julio de 2015

Atención personalizada mediante libro digital en el aula de informática con un desdoble de matemáticas

Durante este curso he realizado una experiencia didáctica novedosa en mi instituto: he trabajado en el aula de informática la asignatura de matemáticas con un grupo pequeño de alumnos de 2º de ESO.  Se trataba de una experiencia inspirada en las de José Antonio Salgueiro, Luis Miguel Iglesias y otra que realicé durante el curso 2010-2011.  En esta ocasión utilicé como recurso central las unidades didácticas interactivas del libro digital de 2º de ESO del proyecto EDAD, que afortunadamente acababan de ser adaptadas a DescartesJS, con lo cual funcionan perfectamente en cualquier dispositivo.

Adelanto que los resultados de esta experiencia no han sido muy satisfactorios.  Y eso que tenía grandes esperanzas y puse un gran empeño.  Básicamente, las ideas con las que afrontaba el proyecto eran las siguientes:
  • Grupo pequeño de un máximo de 15 alumnos, formado por alumnos de tres grupos distintos de 2º de ESO que presentan problemas generales de aprovechamiento académico.
  • Trabajo diario mediante libro digital en el aula de informática, con el objetivo de que cada alumno avance a su ritmo mediante el apoyo de las unidades interactivas y la atención personalizada del profesor.
  • Fomento de la autonomía y de la responsabilidad del alumno en su aprendizaje.
  • Para la evaluación valoré, sobre todo, la realización del cuaderno de trabajo impreso que acompaña a cada unidad (aquí la asignación del cuaderno de la unidad 8) y el examen, que consistía en la realización de la autoevaluación que aparece al final de cada unidad (aquí la asignación del examen de la unidad 8).  Es decir, el alumno trabajaba a su ritmo las actividades de la unidad, usando como guía su cuaderno de trabajo y, cuando lo ha realizado adecuadamente, se prepara para llevar a cabo el examen el día que prefiera.  Además, el examen se podía repetir las veces que hiciera falta para aprobar.  La calificación final la calculé de función del porcentaje de los contenidos de 2º de ESO de los cuales había sido evaluado el alumno.
  • Como plataforma educativa utilicé Edmodo, que es realmente fácil y amigable y con la cual ya estaba familiarizado.  No tiene la potencia de Moodle, pero para lo que necesitaba era suficiente.  Podéis echar un vistazo a la página pública del grupo en Edmodo.

Al empezar el curso me di cuenta de lo más difícil: era muy complicado conseguir que estos alumnos se pusieran a trabajar matemáticas.  Eran años de fracaso general en nuestro sistema educativo y, en particular, en esta asignatura.  Los cuadernos de trabajo de los libros digitales del proyecto EDAD ayudan a seguir un ritmo adecuado al alumno que tiene una buena comprensión lectora y que muestra interés, pero estos chicos se cansaban enseguida; de hecho, muchas veces no traían el cuaderno de trabajo.  Intenté animar las sesiones con recursos diversos: vídeos, noticias sobre ciencia, páginas interactivas, actividades opcionales...  El resultado fue muy irregular, con graves problemas de comportamiento incluidos.

En cuanto a resultados, solo un alumno aprobado con un 5.  Otro obtuvo un 4 y podría haber aprobado si se hubiera centrado un poco más.  Una alumna solía trabajar pero se atascó en las primeras unidades y no conseguí que las superase a pesar de que le proporcioné material extra de repaso.  El resto trabajó alguna unidad que otra, pero sobre todo se dedicó a practicar con juegos de operaciones matemáticas.  Por supuesto que intenté convencerles por las buenas y por las malas, hablando con ellos, con sus padres y con los jefes de estudios y tutores, pero, en general, no lo logré.  De los 15 alumnos que tuve en general (hubo algunos cambios en los desdobles), tres dejaron de venir al instituto, dos tenían problemas de absentismo, todos menos uno suspendieron al menos 6 asignaturas y muchos están intentando entrar en un ciclo formativo de formación profesional básica.

¿Qué ha sucedido entonces?  ¿Da igual cómo trabajes con este tipo de jóvenes?  ¿Habrá que ‘reiniciarlos’ de alguna forma como indica este profesor de formación profesional básica?  Está claro que dar autonomía sin una motivación clara no ha servido.  Si tuviera que enfrentarme otra vez a un grupo de alumnos parecidos intentaría apelar a sus deseos y centrarlos en actividades prácticas relacionadas con las matemáticas, ¡pero sería muy difícil y llevaría mucho trabajo!  Además, obligaría a poner los contenidos y los estándares de aprendizaje en segundo plano.  ¿O no?  ¿Qué haríais vosotros?

7 comentarios:

  1. Arg, creo que no se ha publicado el comentario que he puesto. Decía que a mí lo único que me ha funcionado alguna vez con grupos de este estilo es el trabajo en grupos con cierta motivación a través de piques y concursos. Nunca he llegado a poner en práctica lo que dices, pero es genial que hayas comentado la experiencia. Es complicado trabajar con chicos así, a veces uno ya no sabe ni por dónde tirar.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Lola. Creo que habría que conocer todas las experiencias: las que salen bien y las que salen mal. Hice algún concurso pero no todos se enganchaban. En fin, habrá que seguir intentándolo.

    ResponderEliminar
  3. Interesante reflexión. Yo llevo 2 cursos realizando esencialmente lo mismo, aunque con grupos normales: trabajo individualizado gracias al proyecto ABALAR con los libros digitales de Descartes y utilizando la guía de los cuadernillos en mi caso adaptada a moodle. Para evaluación, un 70% era un examen escrito "tradicional" y el 30% restante a través de lo realizado en el aula virtual o en la libreta (en el aula virtual había que completar cuestionarios basados en los de los cuadernillos, realizar capturas de pantalla de ejercicios de edad o de la autoevaluación) en la libreta tomar nota de lo más importante de cada tema y realizar más ejercicios. Este año, el grupo con el que trabajé era un 2º de ESO de 27 alumnos, pero como 7 alumnos salían a un desdoble (agrupamiento específico de matemáticas) quedaba un grupo de 20. Al quitar a estos 7 alumnos con dificultades, también quedaba un grupo con mejor expediente académico, con sólo 6 alumnos con ciertas dificultades, aunque de otro tipo que los del agrupamiento (esencialmente falta de interés y de esfuerzo). Uno de estos alumnos se dio de baja a mitad del curso. Otros 3 no logramos motivarlos y encauzarlos y suspendieron la asignatura (de hecho suspendieron 8 o 9 de las 11 materias que tienen en 2º de ESO). Con los otros 2 si que conseguimos un buen resultado y aprobaron la materia y puede que logren en septiembre pasar de curso (uno suspendió 3 y otro 5 materias). Los otros 14 alumnos aprobaron la materia con buenos resultados, incluyendo 3 dieces. Hay que tener en cuenta lo comentado antes, que se trataba de buenos alumnos que aprobaron todas las materias o suspendieron sólo 1 materia. La conclusión es que el método funciona en un grupo normal y se puede lograr motivar a algún alumno que de otra forma no haría nada (el poder estar más tiempo con estos alumnos dado que los buenos podían trabajar de forma autónoma con poca intervención por mi parte creo que fue clave), en un grupo donde todos los alumnos tienen problemas resulta mucho más difícil.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tu comentario, Emilio. La pregunta es, ¿realmente merece la pena usar este método?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi si me vale la pena. No lo he probado con un grupo en el que todos los alumnos tengan problemas de aprendizaje y no se si me funcionaría igual. En el grupo normal si que me ha ido bien. Los beneficios que detecto podrían ser:
      1. Atención más personalizada a los alumnos con más dificultades (como los otros van trabajando de manera más autónoma queda más tiempo para estos) y de hecho creo que en una clase más tradicional no habría logrado que aprobaran estos 2 alumnos que comentaba.
      2. Atención a la diversidad también "por arriba", pues los alumnos que van mejor, en una clase normal se les desatiende al no tener problemas para alcanzar los mínimos. Con este método, como cada alumno va a su ritmo, se les puede proporcionar a estos alumnos una serie de actividades extra.
      3. Fomento de la autonomía
      4. Motivación de ciertos alumnos gracias al uso de las TICs
      5. Aprenden a manejarse mejor con las TICs

      Eliminar
    2. Emilio, pregunto si merece la pena comparando la relación esfuerzo-resultados con otros métodos. Yo también obtengo buenos resultados en el grupo normal simplemente usando Edmodo como apoyo a mis clases e introduciendo alguna actividad que requiera el uso de las TIC (página pública de un grupo normal de 2º de ESO en Edmodo: https://edmodo.com/public/2-e-eso-matem-ticas-2014-2015/group_id/10174365). En cambio, para poder dar en un aula de informática todas las clases del grupo de alumnos con problemas de aprendizaje tuve que luchar mucho y realizar un gran esfuerzo.
      Por otro lado, ¿cómo comprobamos los beneficios que tiene cada método? Está muy bien que digamos lo que ‘a nosotros nos parece’, pero realmente tendríamos que hacer un estudio serio para poder hablar con propiedad (¿los hay?). Por supuesto luego están nuestras preferencias personales, que son muy respetables.
      De nuevo, muchas gracias por tu comentario, Emilio.

      Eliminar
    3. El aspecto esfuerzo-resultados es muy importante. Yo llevo a cabo este método con mis alumnos de 2ºESO porque tengo a mi disposición un aula ABALAR (el aula de referencia de los alumnos tiene pizarra interactiva y también un ordenador portátil para cada alumno). Cuando intenté llevar a cabo un método parecido en 3ºESO, que al no tener portátiles requería buscar la manera de llevar los alumnos al aula de informática, los problemas que surgieron mientras intentaba implementar el método me hicieron desistir tras un mes de esfuerzo.
      Por otro lado, hay estudios que hablan de beneficios de estos métodos (los mejores que he visto creo que eran de Pere Marquès), pero ninguno me parece lo suficientemente bien implementado para considerar sus resultados como ciertos desde un punto de vista científico. Así que yo me guío por mis impresiones y preferencias. Hasta ahora estoy bastante contento con el método y sus resultados, por lo que seguiré empleándolo y perfeccionándolo.

      Eliminar